Categorías
pergolas

¿Cómo mantener siempre limpia la piscina?

Consejos para una piscina perfecta

Tener una piscina limpia es crucial. Su mantenimiento requiere controlar algunos parámetros :

Controla el PH

El PH debe ser el justo: si no habrá irritación de la piel y los ojos si es demasiado alto o si es demasiado bajo. Si el PH es demasiado alto también hará que el efecto del resto de productos desinfectantes que utilicemos disminuya, formándose incrustaciones calcáreas y enturbiándose el agua. El valor correcto debe situarse entre el 7,2 y el 7,6 para asegurarnos que el resto de medidas aplicadas funcionen de forma efectiva. En cambio si el PH es muy bajo correremos el riesgo de corrosión y podrá deteriorarse el vaso…y no hace falta recordar que también se irritarán piel y ojos.

El cloro

El cloro debe ser también el justo para nuestra piscina, ya que desinfecta el agua y evita que se enturbie, que aparezcan algas y se mantenga limpia.

Utiliza un floculante

Un floculante será el mejor aliado del filtro para que éste clarifique el agua y la mantenga cristalina. Debemos cuidar bien el filtro ,ya que esto hará que el tratamiento químico sea más eficaz. La piscina ha estado, más o menos, abandonada durante el resto del año y ahora toca ponerla a punto. No se trata sólo de que el agua parezca limpia, sino de que lo esté y esté adaptada a nuestras necesidades.

Desinfecta el agua

Desinfección del agua . Si no tenemos cuidado el agua de nuestra piscina puede convertirse en el medio de vida ideal para una gran variedad de microorganismos. Para una piscina limpia es muy importante el residual de cloro libre. Debemos mantenerlo entre 0.5-1.0 ppm en el agua para que esté desinfectada y tenga poder desinfectante. Así evitaremos que el agua se enturbie y que aparezcan algas.

Para que el proceso de desinfección sea continuo durante toda la época de baño hay varios métodos:

  • las tabletas de cloro
  • un aparato de electrólisis salina
  • con oxigeno activo.

En caso de que se enturbie el agua o aparezcan algas, lo mejor sería iniciar un tratamiento de choque con dicloro granulado y añadir floculante líquido, para poder recuperar el estado óptimodel agua.

Tras la aplicación de estos productos, es conveniente realizar un filtrado durante pocas horas, seguramente cepillar las paredes y el suelo de la piscina, y esperar 12-24 horas a que todas las impurezas precipiten, y con un limpiafondos llevar todo el precipitado directamente al desagüe evitando así que pase por el filtro y pueda estropearlo.

Cabe recordar que la adición de productos químicos SIEMPRE debe realizarse SIN BAÑISTAS.

Prevención de algas

Prevención de algas. Si pretendemos evitar que las algas se propaguen en nuestra piscina, es recomendable aplicar un algicida regularmente. Las algas son un elemento de cultivo ideal para hongos y bacterias. No hace falta decir que el sol y el calor propios del verano favorecen su aparición. Al añadir el algicida debemos tener presente que debe haber algún desinfectante en el agua, como el cloro o el bromo, para conseguir una sinergia entre ambos productos y aumentar la eficacia del algicida.

Agua cristalina

En cualquier piscina pueden aparecer turbiedades. El orígen pueden ser problemas de pH altos, filtración pobre, contra-lavados de filtros que no han surtido efecto y formación de algas, y se manifiesta en la mayoría de casos por la presencia de partículas diminutas suspendidas en el agua. Un floculante hace las partículas más grandes, así el filtro las pueda retener, y así clarifica el agua, eliminando también los iones metálicos oxidados que el filtro por sí solo no es capaz de retener.

Mantenimiento del filtro

El cuidado del filtro es primordial. Un estado óptimo del filtro de la piscina conseguirá que el tratamiento químico que apliquemos sea más lo más eficaz posible. Con un filtro sucio, la calidad del agua empeora y gastamos más en productos químicos. Además, se multiplican los gérmenes que luego se extienden por el agua.

Para mantener el filtro siempre limpio hemos de realizar contralavados y limpiar y desinfectar la arena una vez al año( al menos ) antes del inicio de la temporada de baño. Además debemos desincrustar de cal el filtro (varias veces al año dependiendo de la dureza del agua).También es muy recomendable que cada 5 años (en función del uso y las características del agua) se cambie el medio filtrante si es de arena de silício.